cosas para ver en París

Pont Neuf: el Puente Nuevo de París

Hoy vamos a hablaros de uno de los puentes más famosos de París: el Pont Neuf. Literalmente significa “puente nuevo”, sin embargo debemos ubicarnos en el contexto histórico para comprender el significado de este nombre y la relevancia que tuvo en el desarrollo de París y su transformación en una de las ciudades más avanzadas de Europa.

Irónicamente, el Pont Neuf es el más antiguo de la ciudad, y también el más largo de París. Hasta 1577, año en que se decidió construir este fabuloso y estilizado puente de piedra sobre el Sena, no había otro medio de cruzar el río que en barcas de madera. Enrique III fue el encargado de esta decisión y a él se le atribuye esta definitiva mejoría en la estructura de la ciudad. Sin embargo fue Enrique IV quien finalmente pusiera la piedra fundamental de este interesante y ambicioso proyecto de la época, en 1578.

Por distintas razones el proyecto fue retrasado varias veces y los trabajos interrumpidos. Sólo se terminó en 1607.

Detalles del Pont Neuf

La estructura de este puente es bastante tradicional, similar a otros puentes construidos en esta época. Aunque al mismo tiempo presenta algunas diferencias. Por ejemplo, es bastante normal encontrar puentes durante estos años de arcos cortos y bien sólidos, pero este ha sido el primero con aceras peatonales y con balcones sobre cada pilar. Hoy s un bonito lugar para los turistas que se sientan, disfrutan de las vistas y del aire parisino; en el pasado solían ser sitios donde los mercaderes ofrecían sus productos. Otra de las particularidades de este puente es que está decorado con una estatua ecuestre de Enrique IV.

Bridge, River Seine, Paris, France

El “centro de París”

Durante el siglo XVIII el Pont Neuf fue el centro de París en términos de actividades. Allí se concentraban mercaderes, artistas callejeros, el crimen también. Aunque la zona era conocida por ser peligrosa, seguía siendo de las más populosas de París. Durante mucho tiempo el puente fue como los Champs Elysées de la época. Sin embargo para 1754 el decline comenzó y el puente perdió popularidad como centro de París, especialmente frente a los nuevos centros neurálgicos de la ciudad como los Champs Elysées.

El Pont Neuf hoy

El Pont Neuf es una de esos sitios que no podemos dejar de ver en París. Su presencia imponente y las vistas que desde allí podemos obtener (pues está muy cerca del Louvre, entre otros monumentos y edificios conocidos). Pero también es una forma de relacionarnos con la historia de esta fabulosa ciudad, su pasado que vive como presente en sus calles se respira en el aire.

Deja un comentario