Restaurantes de París

 Si existe en el mundo un país donde el buen comer es algo más que una tradición, y la alta gastronomía todo un arte y tradición, ese es sin duda Francia, y París, como no podía ser de otra forma, alberga varios de los mejores ejemplos de ellos. En cualquier caso, como no todo aquel que visita París se puede permitir cenar en La Tour d´Argent o en el Jules Verne, en esta sección proponemos restaurantes de todo tipo, de alta gastronomía, fashion, con espectáculo, económicos, «de serie», con encanto, con vistas… 

Alta cocina francesa en París.

Son algunos de los mejores restaurantes de París, cuya fama traspasa los límites de la ciudad y del país, alcanzando una merecida fama a nivel mundial. Prohibitivos para la mayoría de los bolsillos, ofrecen un placer incomparable a todo aquel que pueda permitírselo. Viva una extraordinaria experiencia culinaria.  

 – La Tour d´Argent – La Tour d´Argent («La Torre de plata» en español) es el restaurante que se suele citar cuando se habla de un restaurante de prestigio fuera del alcance de la mayoría. Este restaurante, probablemente el más conocido de París, tiene sus orígenes en 1580, y ya por aquellos entonces era un lugar reservado para las clases acomodadas de París. El restaurante, además de sus famosas virtudes culinarias, tiene el aliciente de una estupenda vista sobre la parte lateral-posterior de Notre Dame. Pero por si esto fuese poco, la Tour d´Argent tiene un secreto no muy bien guardado, ya que por ello es el paraíso de todos los amantes del vino, y es que su bodega es una de las más importantes del mundo, y si alguien no se lo cree no tiene más que acudir y pedir consejo al sumiller, quien gustosamente acudirá a nuestra mesa con un libro tamaño «páginas amarillas» con todas las referencias de los vinos que reposan en el subsuelo de la torre. En cuanto a los precios, comer en la Tour d´Argent es «asequible», y por 70 € tendremos un buen menú con posibilidad de elegir entre varios entrantes, platos y postres. Por la noche no hay menus, y la cena nos puede salir como media por unos125-200 €, o mucho más dependiendo del vino que elijamos para acompañar nuestra exquisita cena.  La Tour d´Argent – 15, quai de la Tournelle, 75005 Paris. – Jules Verne – Posiblemente el restaurante con más encanto de París por su ubicación, en la segunda planta de la Torre Eiffel de París, el Jules Verne es testigo cada día (sobretodo cada noche) de peticiones de mano, celebraciones de aniversario y similares, y es que cenar con las luces de París a nuestros pies con ese «alguien» tan especial es una de las experiencias más románticas del mundo. En cuanto a los precios, para comer de lunes a viernes hay un menú por unos 53 €, y para cenar otro diferente por unos 120. Si comemos a la carta el precio medio ronda los 130-150 € por persona, precios que no evitan de ninguna forma que el restaurante esté casi siempre repleto y que las reservas deban hacerse con algún mes de antelación para tener realmente esperanza de disponer de una mesa en tan emblemático lugar. – Fouquet´s – Fouquet´s es un clásico de la restauración en París, y está situado en un marco incomparable, en medio de los Campos Elíseos, concretamente en el  número 99. Pese a su gran prestigio, Fouquet´s tal vez no se encuentre a la altura de los otros restaurantes (culinariamente hablando) aquí citados, aunque sea mucho más conocido que algunos de estos. Los precios son más bajos, habiendo un menú por menos de 70 € y pudiendo comer a la carta por 90 €. Si queremos «impresionar» a alguien pero no podemos permitirnos La Tour d´Argent es una buena opción. – Les Ambassadeurs – Como no podía ser de otra forma en un hotel de la categoría y reputación del Hotel de Crillon de París (10, Pl de la Concorde), ofrece a sus huéspedes (y no huéspedes) un restaurante con el lujo y las calidades acorde con el hotel donde se ubica, uno de los más célebres y prestigiosos de París. En este prestigioso restaurante parisino de decoración clásica podremos comer por 70 € si elegimos el menú, o por unos 160 euros si comemos a la carta (precio aproximado para dos platos, vino y postre). Si nuestro bolsillo no alcanza para tanto pero queremos saborear el ambiente de un lugar tan selecto podemos tomar algo en el bar, de estilo inglés, pero eso sí… olvidémonos en el hotel de las bermudas y ropa de sport. – Copenhague – El paraíso de los amantes del salmón. Este restaurante, más conocido como Flora Danica (sobretodo más fácil de localizar, ya que el nombre que aparece es este) se encuentra en plenos Campos Eliseos de París, concretamente en el número 142, y eso sí, conviene saber que este restaurante tan solo abre de lunes a viernes, siendo el  precio medio por persona de unos 100 €. – L´Espadon – Con decir que este restaurante es el restaurante del Hotel Ritz de París queda casi todo dicho, y es que un hotel de esta categoría no podría sino albergar un restaurante de alta categoría a la altura de lo que esperan sus privilegiados huéspedes. Por si alguien no lo sabe, el Hotel Ritz en París se encuentra en la exclusiva Place Vendome, concretamente en el número 15, y contrariamente a lo que cabría esperar, ofrecen en las comidas un menú al «módico» precio de 68 €, menú que si es para cenar cambia a un menú degustación más suculento que, eso sí, nos costará 180 €, un aumento considerable. Si decidimos cenar o comer a la carta la cosa nos saldrá por unos 150 €/persona. – Le Pré Catelan – (se pronuncia «le precatlón»). Situado en medio del Bois de Boulogne, le Pré Catelan es un restaurante donde los parisinos más pudientes suelen celebrar sus bodas, y es así mismo lugar de reunión de directivos de grandes empresas. Para comer existen diferentes menús que van desde los 68 € hasta los 175 € del menú degustación, y a la carta saldremos por unos 130 – 150 €. Si se va por el día en el trayecto se disfruta del entorno, ya que el Bois de Boulogne (Bosque de Bolonia) tiene parajes realmente bonitos, pero de noche choca un poco porque la zona es célebre por la presencia de multitud de travestis y prostitutas en busca de clientes. 

Restaurantes con espectáculo en París

Cenar en un cabaret es probablemente la experiencia «más parisina» que se puede hacer en París. Restaurantes con espectáculos para todos los gustos, para comer o para cenar. 

 – Moulin Rouge – Qué decir de este clásico de la noche parisina. El cabaret más famoso del mundo nos permitirá cenar y disfrutar del auténtico champagne francés mientras las célebres y únicas bailarinas del Moulin Rouge realizan impresionantes espectáculos musicales o bailan el mundialmente conocido french can can.– Paradis Latin – Considerado el cabaret «más parisino», está situado en un teatro construido por Eiffel.     – Lido – El otro gran cabaret de París, y sin duda el que tiene más glamour y «clase». Pasión, cabaret y fiesta en plenos Campos Eliseos. – Crazy Horse – fiesta, fiesta y fiesta!!! Cabaret donde podremos observar de cerca las actuaciones de las bellas bailarinas del Crazy Horse mientras disfrutamos de una buena cena.  – Au Pied du Chameau – Restaurante marroquí situado en Saint Paul, a escasos metros del centro Georges Pompidou y Chatelet-Les Halles, donde el mayor encanto está en la lograda decoración y sobretodo en sus bailarinas que amenizarán la velada con sus sensuales danzas orientales. También se pueden ver animaciones con faquires, magos o encantadoras de serpientes, lo que le da a este restaurante un encanto especial. 

Restaurantes con vistas en París.

 Son lugares que por una causa o por otra, se salen de lo normal, teniendo algún encanto, secreto o ingrediente que los hacen diferentes al resto. Cenar en uno de estos restaurantes puede ser una experiencia que se sale de lo puramente gastronómico.   

 – Jules Verne – Sin la menor duda la vista más conocida de París (no para todos la mejor) es la de la Torre Eiffel. Pues bien, el restaurante Jules Verne se encuentra en la segunda planta de la Torre Eiffel, y sus paredes son acristaladas para disfrutar de una estupenda comida o cena con París bajo nuestros pies. Para más información ver la sección sobre restaurantes gastronómicos de París

 – Le Ciel de Paris – Como su propio nombre parece indicar, el Cielo de París es el restaurante más alto no solo de París, sino de toda Europa, y está situado en la última planta de la Torre Montparnasse (planta 56), el edificio más alto de París, con unas magníficas vistas de la ciudad de París. Los precios son asequibles, mucho más al mediodía, cuando tenemos un menú por 33€ (sin bebidas y compuesto de dos platos o plato principal + postre), mientras que por la noche existe otro menú pero a 58 €.
 – Altitude 95º – El Altitude 95 es «el otro» restaurante de la Torre Eiffel. Este restaurante no dispone de un acceso exclusivo como el Jules Verne, y se encuentra en la primera planta de la Torre Eiffel. El restaurante es mucho más accesible económicamente hablando que el Jules Verne, y por 45 € podemos comer o cenar allí.      

Restaurantes con encanto en París.

Son lugares que por una causa o por otra, se salen de lo normal, teniendo algún encanto, secreto o ingrediente que los hacen diferentes al resto. Cenar en uno de estos restaurantes puede ser una experiencia que se sale de lo puramente gastronómico.   

 – Dragon Elysee – Este restaurante, situado en la Rue de Berry, perpendicular a los Campos Elíseos, tiene como peculiaridad que las mesas se encuentran sobre un acuario acristalado, de modo que bajo nuestros pies podremos ver como «se pasean» peces de colores a su antojo por todo el restaurante. La comida, china de calidad, nada del típico restaurante chino barato y con platos poco elaborados. El precio medio anda por unos 35-40 € por persona.  

 – Bateau Mouches – Cenar en un barco por el Sena es una de las cosas más típicas y románticas que se pueden hacer en París, pero no por ello deja de ser algo original y con encanto. Existen diferentes posibilidades, compañías, tipos de barcos y precios, pero todos ellos nos brindarán una agradable cena en un marco incomparable como es el de la bella ciudad de París vista desde el Sena.
 – Lo Sushi – Restaurante japonés situado junto a Pont Neuf, un el sótano del edificio de la Samaritaine, un edificio que alberga también el restaurante Kong, un sitio con una buena vista del Sena. El restaurante es el típico restaurante japonés donde los platos pasan por una cinta transportadora delante nuestra y cogemos los que nos vayan apeteciendo. Cada plato es de un color, y cada color tiene un precio determinado, de modo que a la hora de pagar el camarero contará cuantos platos de cada color tenemos y nos calculará el precio de la cena. El principal atractivo de este restaurante, y lo que lo distingue de todos los demás, es que delante nuestra tendremos una pantalla táctil desde la que podremos enviar mensajes escritos o incluso dibujos hechos por nosotros a cualquiera de los demás clientes del restaurante, de modo que para todos aquellos que quieran flirtear o intentar ligar en París aquí tienen una buena oportunidad. Los tímidos siempre pueden conformarse con conectarse a internet si así lo desean. La clientela es bastante joven, y los precios son bastante altos comparados con cualquier otro restaurante japonés, y es que sin duda más que la comida (que no es nada del otro mundo) pagamos la originalidad y las risas que podemos echarnos.     

Restaurantes «fashion» en París.

Restaurantes-discotecas donde acuden las estrellas de la música, actores y modelos internacionales. Suelen ser restaurantes de moda que rápido se queman y en muchos casos desaparecen y en otros vuelven a ponerse de moda. Luces de neón, decoraciones de diseño, discotecas inaccesibles para la mayoría de los mortales, he aquí una muestra de los restaurantes fashion de París.   

 – La Suite – Más que un restaurante con discoteca se puede decir que es una discoteca que antes de abrir sirve comidas, porque su reputación se la ha ganado como discoteca fashion y no por la calidad de sus platos. De interés gastronómico escaso, puede ser interesante si queremos asegurarnos pasar luego a la discoteca (la entrada es complicada), en cuyo caso después de cenar nos meterán en una sala con bar a la espera de que del restaurante desaparezcan las mesas y se llene de gente que no parará de bailar hasta el amanecer. La decoración tampoco es para tanto, neón rosa por todos lados y poco más, tanto para el restaurante como para la discoteca, que adquirió fama más por ser donde solía actuar el célebre DJ  David Guetta y por la afluencia masiva de famosos que por la sala en sí, estrecha y donde es difícil hacerse un hueco. 

 – Buddha Bar – El Buddha Bar, en sus orígenes, era un sitio reservado para famosos y gente de la jet-set parisina, si bien luego pasó de moda y pasó a ser lugar de peregrinación de turistas y de gente «más normal». En la actualidad el Buddah Bar sigue siendo un lugar fashion y de referencia en París, si bien la entrada no es tan complicada como antes. La decoración es simplemente espectacular en este bar-restaurante discoteca con dos plantas, una inferior donde está el restaurante presidido por una enorme e impresionante estatua de Buda y una superior en forma de patio con vistas a la planta baja, en resumen una decoración oriental sencillamente impresionante que por sí mismo justifica al menos la visita al bar para tomar una copa. Si queremos comer (ojo! la carta es oriental, por lo que los amantes de la cocina tradicional europea tal vez no encuentren aquí su paraíso) al mediodía lo haremos por unos 36 €, y por la noche la cena saldrá por unos 50 € con vino y postre.
 – Mandala Ray – Más conocido por los parisinos como Man Ray (lo pronunciaríamos «Manré»), el Mandala Ray es uno de los lugares más de moda en París, sea como restaurante o como bar-discoteca. La decoración es similar a la del Buddha Bar, de tipo oriental, y en este caso quien preside el restaurante es una estatua de Man Ray, la divinidad oriental. Como curiosidad decir que el Mandala Ray fue el lugar para continuar la fiesta programada por Sarkozy cuando se proclamó presidente de la República francesa.  – Kong – Restaurante con una vista espectacular del Sena a la altura de Pont Neuf, donde se encuentra el restaurante, en el mismo edificio del Lo Sushi (ver sección restaurantes curiosos de París). Este restaurante gaza de una muy buena reputación, reputación que realmente no se como se la han ganado, (aparte de pagando a revistas de moda por la publicación de artículos elogiándolo y porque en su interior se desarrolla una escena del célebre último capítulo de Sexo en Nueva York, una serie y un capítulo convertido en objeto de culto para los admiradores de todo lo que tenga que ver con lo fashion), porque su nivel culinario realmente no tiene nada de especial. Lo mejor la vista (si tenemos una buena mesa) y la cristalera que nos envuelve, y la decoración… la decoración al margen de la cristalera (sillas, mesas, etc..) realmente no lo se, y es que había tan poco espacio en las mesas (éramos dos y nos colocaron junto a otras dos personas separadas tan solo por un par de centímetros, «totalmente en familia») y tanta gente allí metida que entre eso y la densa cortina de humo que poblaba el restaurante apenas se distinguía nada. No recomendado salvo para fanáticos de Sexo en Nueva York o expertos en decoración que tal vez sí que aprecien el lugar. Para mentes liberales y abiertas el bar fashion situado junto al restaurante.. no tenemos pruebas pero daba la impresión de ser un lugar propicio para el intercambio de parejas… 

Restaurantes recomendados en París.

 En esta sección presentamos restaurantes que por diversos motivos nos han gustado, lo cual no quiere decir que tengan por qué gustar a todo el mundo, pero no podemos evitar recomendarlos.  

 – O´Resto – Situado en la zona de Porte Maillot, este agradable restaurante tiene una decoración con estilo cubano, tenue luminosidad que proporciona una atmósfera tranquila y una música de fondo (a su justo volumen) que hace que sea el sitio perfecto para cenar con amigos o en pareja (familias no se ven muchas, y la edad media de la clientela es de unos 28-35 años). El menú la verdad es que no es demasiado extenso ni elaborado, por lo que no es apto para los gourmets, y su carta está compuesta en su mayoría por ensaladas y sándwiches (recomendamos el «club sándwich» que es su plato más demandado), sin olvidarnos de su excelente entrecotte argentino. Un lugar agradable y perfecto para una cena tranquila y no demasiado cara (20-30 €). El servicio es rápido en general y atento.

 – Shogun – Este restaurante japonés está situado en Levallois, cerca de la Porte de Champerret, por lo que lo recomendamos para aquellos que estén alojados en esta zona y les guste la comida japonesa. El restaurante está cerca del metro Louis Michel, y ofrece unos deliciosos sushis, sin duda de los mejorcitos de París. El inconveniente es que no está cerca de nada turístico y tampoco merece tanto la pena dejar de ver cosas en París por cenar o comer aquí, pero si se está alojado en la zona lo recomendamos sin dudarlo.
 – El Palenque – Situado junto al bohemio barrio de Saint Germain, «El Palenque» es un excelente restaurante argentino de los auténticos, nada de falsas promesas ni imitaciones que nada tienen que ver con las auténticas especialidades argentinas. Desde aquí recomendamos el lomo y en especial la bandeja de carne para dos personas, un plato que hará las delicias de los amantes de la carne. Otra ventaja… la mayoría de los camareros son argentinos, por lo que el idioma no será un problema en este magnífico restaurante. El restaurante presenta, eso sí, dos inconvenientes, uno para los fumadores, y es que no se puede fumar en todo el restaurante (al mismo tiempo es una buena noticia para los no fumadores), y el otro es general, y es que este restaurante no admite tarjetas de crédito (a no ser que esto haya cambiado recientemente), algo inaudito en París. Es importante saber que el restaurante es pequeño y aunque el espacio está bien aprovechado (tal vez en exceso, lo que casi atenta contra la intimidad) conviene reservar con algún día de antelación.      

Restaurantes españoles en París

 Para los franceses la comida española suele ser sinónimo de «tapas», y aprovechando el tirón que estas tienen entre los parisinos, varios restaurantes regentados por españoles o hijos de inmigrantes españoles ofrecen comida «como en España», aunque desgraciadamente ni la calidad, ni la variedad, ni la cantidad de las raciones ni mucho menos el precio se asemeja a lo que podemos encontrar en España. Estos son los principales restaurantes y bares de tapas españoles en París.   

 – La Casa del Campo – Situado a dos pasos de la Opera de París, justo enfrente de Galleries La Fayette, se encuentra este bar de tapas tipo «gambrinus», del grupo Cruzcampo. El ambiente y la cerveza, españoles, pero las tapas la verdad es que dejan bastante que desear, y los precios evidentemente son parisinos. Es un lugar frecuentado por franceses mayoritariamente, aunque los fines de semana según se hace y avanza de noche la clientela suele estar formada por españoles y hijos de emigrantes, que le dan a la Casa de Campo un auténtico sabor español. La clientela es eminentemente joven, y resulta extraño ver clientes de más de 35 años. Es un lugar en general recomendable. – El Ramblero – Ni tiene el éxito de «la Casa del Campo» ni fama como «casa Pepa», y es que el antiguo «Las Ramblas» se encuentra en un barrio residencial lejos del turismo y lugares concurridos, y lo podríamos calificar como un bar-restaurante de barrio, con su clientela habitual formada por emigrantes. En cuanto a relación calidad-precio de las raciones, probablemente la mejor de cuentos restaurantes y bares españoles hayamos probado. – Cándido – Restaurante situado en el 40 de la Avenida de Versalles, en el XVI, al sur de la ciudad. Este restaurante ofrece música en directo (lo típico.. Manolo Escobar y poupourrí sesentero-flamenco) y una agradable terraza (sobretodo para las noches de verano) donde cenar o comer. Su carta se basa en tablas y fuentes que son combinados de distintos productos españoles, básicamente de frituras o de embutidos. La única vez que lo visitamos lo cierto es que fue un completo desastre, ya que tardaron mucho en servirnos, no tenían de casi nada y a una de las personas que nos acompañaban tardaron más de dos horas en decirle que el plato que esperaba se había agotado (los demás habíamos ya acabado de cenar). Las tablas tienen 5-6 pequeños (demasiado pequeños) platos con dos o tres trocitos del producto en cuestión, sin duda bastante escaso todo, y presenta el inconveniente de que apenas tiene alternativas a sus 3-4 tablas pre-establecidas. – Tortilla 10 – Bar de tapas situado en el barrio de marcha por excelencia de París, Bastille. El tortilla 10, pese a su nombre, lo regentan portugueses, si bien la decoración a base de bufandas de equipos de fútbol españoles y de productos typical spanish puedan llevarnos a pensar que estamos en un bar 100% español. En cualquier caso entre semana y lo s domingos es fácil encontrarse con españoles, y los viernes y sábados por la tarde-noche difícilmente podremos entrar, ya que estará abarrotado de franceses, españoles, turistas… Sitio recomendable para tomar unos vinitos y unas buenas tapitas, especialmente las tardes de los domingos. Para los madrileños… hay Mahou!!.   – Casa Pepa – El que fuese Casa Pepe, un lugar mítico y de referencia para los emigrantes españoles, se ha convertido en un lugar donde cada semana acuden a cenar turistas y franceses ávidos de productos typical spanish, y no nos referimos tanto a la comida como a canciones tipo Manuel Escobar, el carro y flamenqueo popular. Lejos están los tiempos donde acudían bastantes famosos españoles (cualquier español de renombre que visitaba París tenía cita obligada en Casa Pepe) y franceses (Luis Fernández, entrenador de fútbol hace unos años del Paris Saint Germain solía celebrar éxitos y efemérides en este restaurante con sus jugadores y amigos), y la cosa ha decaído bastante.  – Les Pietons – Situado en la Rue de Lombards, una calle plagada de locales gays cercana a Boubourg y el centro Pompidou, Les Pietons es un bar casi siempre concurrido y con muy buen ambiente, con una clientela gay y heterosexual al 50%, y de la cual 1/3 son españoles, 1/3 franceses y el otro tercio serían extranjeros ávidos de sangría. Lo mejor de todo el ambiente, el buen rollo en general, la simpatía de los camareros, la música española de fondo y charlas entre amigos, y lo peor sin duda los precios (tanto de la bebida como de la comida) y la falta de calidad y de cantidad (a partes iguales) en las raciones. No es un sitio recomendado para cenar, pero sí para ir antes o después de haberlo hecho. – La Fonda – Pequeño bar con unas cuantas mesas cercano al Panteón, ofrece las (para nosotros) mejores tapas españolas que se sirven en París. La clientela es bastante joven, acorde con el barrio en el que está (existen centros universitarios en los alrededores), y es un buen lugar para tomar algo picando alguna racioncita, pero no para una cena seria o de familia. Recomendable.  – El Prado – Café la Liberté – un clásico de los hijos de emigrantes y de los erasmus españoles, pues es el lugar favorito para todos para ver los partidos de fútbol de la liga española. El Prado o Café la Liberté (tiene los dos nombres)  tiene dos plantas, una arriba donde está el bar, y una abajo que hace de restaurante, de medio «discoteca» los fines de semana y de sala para dar cursos de baile (salsa, sevillanas…). El sitio está bien para ver el fútbol (los grandes partidos tipo Madrid-Barça no está recomendado verlos aquí, ya que se corre el riesgo de ni siquiera poder entrar al bar de lo lleno que está, y tener que ver el partido desde la calle, a no ser que reservemos una mesa para cenar abajo). Los precios y la calidad… no está mal, para ser París el precio es correcto, y la comida no es mala (insisto… nada como España). Como curiosidad para los madrileños… es junto con el Tortilla 10 de Bastilla el único sitio donde se puede encontrar cerveza Mahou, pero hay que pedirla, ya que de lo contrario nos darán San Miguel. 

Deja un comentario