Viajar a París

VIAJAR A PARIS

Viajar a París es mucho más que visitar la capital de Francia, viajar a París supone descubrir una de las ciudades más bellas del mundo, visitar monumentos conocidos en el mundo entero, descubrir la que es probablemente la ciudad más romántica del planeta y sobretodo viajar a París será una experiencia inolvidable.

¿ COMO VIAJAR A PARIS ?

  Sin duda la mejor forma de viajar a París es en avión (si se hace desde latinoamérica la cuestión es obvia). París dispone de dos aeropuertos principales, Charlles de Gaulle, en el norte, y Orly, en el sur, además de un tercer aeropuerto, el de Beauvais, situado a unos 80 kilómetros de París pero muy popular al ser el aeropuerto de origen/destino de los vuelos de Ryanair. 

  Los dos aeropuertos principales están perfectamente comunicados con el centro de París gracias a varias lineas de autobuses y sobretodo gracias al cercanías o RER, que permite una rápida y cómoda conexión entre los aeropuertos y la ciudad.     

¿CUANDO VIAJAR A PARIS?

  Cualquier época del año es buena para viajar a París, y todas tienen su encanto. En general en París se puede decir que llueve mucho, y llueve durante todo el año, sea otoño o sea verano, y aunque evidentemente es más fácil que nos caiga lluvia en noviembre o marzo, también es posible que lo haga en agosto durante dos o tres días seguidos; pese a esto que nadie se asuste, ya que la lluvia en París no suele caer sino suavemente, y su presencia permite perfectamente visitar la ciudad sin problemas.

 En invierno las temperaturas no suelen ser excesivamente frías, y es también una buiene época para disfrutar de la ciudad, especialmente si la visita se hace antes o durante las fechas navideñas, ya que la ciudad se viste para la ocasión y los efectos visuales en las calles son muy vistosos.

RAZONES PARA VIAJAR A PARIS

– París está considerada la ciudad del amor, y si tiene este título honorífico es porque la ciudad en sí es romántica, la arquitectura bohemia, el Sena, los cafés, París destila romanticismo auténtico, y por ello es una magnífica ciudad para ir en pareja.

  – La Torre Eiffel – Este amasijo de hierros para unos, e impresionante obra de ingeniería para otros, no deja a nadie indiferente, o se ama o se detesta, pero, eso sí, nadie puede dudar de su espectacularidad y su aspecto colosal. La vista es increíble.

  – El Sena – el Sena está presente en casi todos los puntos turísticos de París, dándole un toque mágico a cada instante, cada foto, cada paseo. Un crucero por el Sena es una actividad imprescindible cuando se viaja a París.

  – Los medios de transporte – París tiene una bu8ena red de transporte público, especialmente en lo que concierne a metro, un metro que si bien es algo vetusto, no cabe duda que es más que práctico, con buena frecuencia de paso entre los trenes y con un enorme número de estaciones (no hay en París una sola estación de metro que diste en más de 500 metros de otra). Esta red de transporte público hace que moverse por París sea realmente cómodo y sencillo.

  – Una ciudad fotogénica – No importa en qué parte de París nos encontremos, siempre tendremos al lado un bello edificio, un monumento, un museo, un paisaje espectacular.. París es una ciudad que se presta para no parar de hacer fotos, por lo que conviene preveer baterias de sobra y tarjetas de memoria en abundancia (o carretes para los nostálgicos y clásicos).

Deja un comentario