puentes de parís

Visitar el Puente del Gard, en París.

El famoso Puente del Gard, o conocido en Francia como Pont du Gard, es sin duda una de las herencias mejor conservadas que han dejado los antepasados romanos por aquellas tierras.

Ubicado hacia el sur del país, dentro del departamento de Gard, junto a Remoulins, este gran puente no solo cumple la función de puente carretero sino que también funciona como puente para la gran red de acueductos que atravesaba todo el territorio del Imperio romano.

El mismo se encuentra construido en tres niveles sucesivos, teniendo unos 49 metros de altura, siendo el tramo más largo de 275 metros, atravesando el río Gardon. Dentro de la espectacular estructura que compone este maravilloso puente, se pueden apreciar seis arcos en el primer nivel, con unos 22 metros de altura total y una longitud de punta a punta de 142 metros. Los mismos datos varían en el segundo nivel, con once arcos, 20 metros de altura y 242 metros de longitud. En el tercer nivel, la altura baja bruscamente a 7 metros, 35 arcos y 275 metros de longitud.

Sus orígenes se remontan hacia principios del siglo I, atriuyéndole la construcción a Agripa, uno de los consejeros inseparables del Emperador Augusto, y el mismo que envió a construir el famoso Panteón de Roma.

Inicialmente  fue construido para abastecer el valle de Gardon de agua, siendo parte de un sistema que recorría 50 kilómetros de longitud, teniendo una pendiente total de 17 metros, y pudiendo transportar hasta 20.000.000 de litros diarios. Estas cualidades atribuyen a este magnífico ejemplar el título de Patrimonio de la Humanidad, declarado por la UNESCO, sosteniendo la misma que no sólo es una verdadera obra de la ingeniería, sino también una buena obra de arte escultórica, dado a su riqueza arquitectónica. 

Deja un comentario